Nuestros Pastores

 
 
Edwin y Maggie Durán
Pastores
 

“Continuamente la Biblia nos exhorta a celebrar lo que Dios hace.  Es la razón por la cual Dios ordena los memoriales, para que cuando las personas y los descendientes de ellos los vieran hablarán de las hazañas de Dios.”

 
Efren y Lucy Durán
Pastores
 

“Necesitamos admitir como creyentes es que el mensaje del evangelio se ha diluido.  Tenemos que crear conciencia, abrir los ojos a verdades fundamentales del evangelio y enseñarlas con más énfasis.”

 

Lo primero y más importante que podemos decir de nosotros es que amamos a Dios con todas nuestro ser, y nos esforzamos por hacer lo mejor.  Esto no significa que somos perfectos, pero hemos aprendido a rectificar, pedir perdón y volver a intentarlo.  Existen varias verdades que han marcado nuestras vidas y por ende lo que somos:

    • Creemos en un Dios Santo que exige santidad.  Creemos que esta es una santidad interna que debe afectar mi exterior.
    • Creemos que la Iglesia es una.  Por eso nos referimos a nosotros como parte de la iglesia del Señor en Arecibo.
    • Creemos en un Dios que se manifiesta y habla a sus hijos.
    • Creemos en la pluralidad de ministerios.  No hay una sola persona que tenga toda la revelación de Dios.  Esta es la manera en que Dios diseñó la iglesia.
    • Creemos en las relaciones honestas, sanas y normales entre los hermanos.  No tenemos que llamarnos “hermanos” para serlo.
    • Creemos en que todos somos partes del mismo cuerpo, y que los dones y los ministerios o puestos no hacen que una persona sea superior o mejor que otra.
    • Creemos en la autoridad y el sometimiento a la misma.  Dios pone autoridades y espera que voluntariamente nos sometamos a ellas.
    • Creemos en el amor de Dios por los menos afortunados.  Es por esta razón que durante estos años hemos desarrollado trabajo misionero en áreas pobres, y actualmente estamos desarrollando trabajo con los deambulantes en Arecibo.
    • Creemos en que vivimos momentos decisivos y que todo indica que el Señor está pronto a venir a buscar a su pueblo.
    • Creemos que Dios desea librarnos de la religiosidad y que desea que entremos cada día en una mayor relación personal con Él.
    • Creemos en la adoración profunda a Dios centrada en su persona.  Dicha adoración debe estar enmarcada dentro de los principios básicos descritos y detallados en la Biblia.  Creemos en que la adoración no debe ser algo pasivo sino activo.
    • Creemos en familias sanas.  La familia ocupa un lugar importante en el plan de Dios; por tanto, es necesario que todos nosotros dediquemos tiempo a nuestras familias.